Como conocí a Los Barrankillos

    Blog

Como conocí a Los Barrankillos.

Como conocí a Los Barrankillos.

Esta pinta tenían Los Barrankillos hace unos años.

Sabéis que en esta página siempre hablamos en plural. De nosotros, Samueliko y Los Guailers. Como el grupo que somos.

Pero hoy me siento obligado a hablar en primera persona, como Samueliko, ya que necesito dar una opinión personal, que se de sobras que Los Guailers estarán de acuerdo. Necesito explicar «Como conocí a Los Barrankillos».

Fue un 22 de Abril de 2010. Tocaban Los Delinqüentes y Tomasito a las 22h en Hospitalet y de teloneros había un grupo que se definía como «hard rumba killers» o «rumba punk tropical» y empezaban a las 21h. Sonaba bien lo que leía en la programación.

A las 20:30 estaba por allí con nuestro antiguo bajista, el gran Nacho Etcheverry (que se fué a Argentina un año y ya lleva casi 4), su hermano Miguelón, Natalia Bigatti, la Negra y probablemente «Yasmi», la que tiempo después se convirtió en la madrina de mi hijo.

Al principio, cuando empezaron a tocar, como siempre que veo a un grupo nuevo, estaba quieto por fuera pero inquieto por dentro, observando (vaya pintas el cantante con el pelo a lo afro), escuchando cada nota, cada acorde, a la espera de deducir si me gustaban o no, y sin darme cuenta, estaba bailando y saltando. Empecé a pensar que eso era signo de que me gustaban, pero no quería precipitarme, quería escuchar más. Todos conocemos la sensación de ir a un concierto de alguien que nunca has escuchado, y el no saberte ninguna canción, empeora el asunto, pero siguieron tocando y yo seguía bailando y saltando. Al final del concierto salió un amigo suyo (el Ruso, que luego cuando lo conocí me cayó de puta madre), a cantar una canción llamada Santa Coloma. Ahí pensé… ¡vaya garrulos! Pero tenía que admitir que me gustaba como sonaban esos garrulos.

Me convencí del todo cuando a la mañana siguiente (23 de Abril, día de Sant Jordi) los estaba buscando por Internet, y me descargué su disco «El Barranko Peleón», y vi que volvían a tocar ese mismo día en Sant Andreu de la Barca. Volví a ir. Si, me gustaban Los Barrankillos. Está claro.

Esta vez fuí con Sergi Karod, nuestro bataca, José Luis Molero, nuestro técnico de sonido y guía espiritual y mi colega-vecino-hermano Gerard Sanz.

Vi a lo lejos la inconfundible mata de pelos del cantante y a los demás, que estaban apoyados en la mítica furgo blanca del Lorenzo, que tantas veces he visto después. Me presenté, hubo sintonía, vi el concierto, y nos quedamos luego de fiesta por allí. Hubo feeling, nos intercambiamos teléfonos y facebooks, y la siguiente vez que nos vimos, fue porque Richard, el Gitano Despeinao, me invitó a su cumpleaños y se empezó a forjar una amistad. O espero que eso fuera, ya que ese día acabé durmiendo en calzoncillos con el Richard.

Después de eso, han sido muchos los conciertos que hemos coincidido, he tenido el placer de colaborar con ellos en directo, Jan ha colaborado con nosotros también en varios conciertos y en nuestra canción Yo quiero ser un Vorbón , nos hemos pegado mas fiestas de las que debíamos juntos, pero eso sí, siempre guitarra en mano, liándola donde estuviéramos.

Ahora hacía un tiempo que por cosas de la vida, apenas coincidíamos, pero eso sí, cuando el destino nos lo ponía fácil, no he perdido la oportunidad de ir a verlos, e incluso he podido ir con mi hijo (que se llama Jan… ¿casualidad o causalidad?) a un concierto de Los Barrankillos, y él también lo dió todo los 20 primeros minutos. Luego se quedó dormido, y mira que Joni el Largo le mete caña a la batería. Por cierto, Joni también viene a veces de sustituto en la batería con Samueliko y Los Guailers, y hablando hablando, somos medio-família, pero de verdad ¿eh?.

Desde este punto para atrás, estaba explicando como conocí a Los Barrankillos, pero a partir de ahora, esto va dirigido a vosotros directamente; a Jan, Joni, Richard, Isma, Fiti, Elias y Mario.

El otro día vi vuestro «Hasta Luego», donde explicábais que hacíais un concierto de despedida.

Me puse triste. Mucho. No entendía nada. Llamé al Isma al momento, me explicó, y aunque me dejó mas confundido, me alegró escuchar que todo había sido decisión unánime y que seguía reinando el buen rollo entre vosotros.

´Me pasó exactamente igual que cuando Richard hace un tiempo cogió otro camino paralelo al vuestro, también me puse triste, y también tuve que llamar al Isma.

Sabéis que para mí, Guailers y Barrankillos siempre seremos familia, y aunque ahora toméis caminos por separado y resulte mas difícil veros a todos juntos, espero que disfrutéis siempre de lo que hagáis, y sobretodo que no tardemos en saber en qué andaréis metidos de aquí en adelante. Quedaros con una cosa, habéis sido y seréis un grupo referente para mucha gente que ha empezado mas tarde y ha querido seguir vuestros pasos. También sé que sabéis que muchos se conformarían con haber llegado a la mitad que vosotros. Nunca olvidéis eso.

Este domingo, día 6, a las 23h haré lo imposible para estar en vuestra despedida, en las Fiestas Alternativas de Santa Coloma de Gramanet.

Y de paso, recomiendo a todo el mundo que vaya a veros a este último concierto, que seguramente acabará saliendo en los libros de Historia.

Os quiero cabrones. Un besiko, y Los Guailers.

¡GRACIAS POR HABEROS CRUZADO EN MI CAMINO!